Elija un Cirujano Plástico Certificado


¿Porqué elegir un Cirujano Plástico Certificado?

Elegir a un cirujano plástico certificado permite tener una mayor seguridad de que está poniendo su cuerpo en buenas manos. Un cirujano plástico estudia la carrera de Médico Cirujano (Médico General), posteriormente realiza su especialización de 3 años en centros certificados y auspiciados por las universidades del país.

El médico, después de prácticamente vivir en hospitales durante ésos años, solicitará al término de su especialización, el titulo de cirujano plástico a la universidad respectiva, luego su registro de especialista en el colegio medico del Perú.

Una vez titulado el cirujano plástico sigue preparándose en su especialidad con cursos, congresos, etc. tanto Nacional como Internacionalmente, y finalmente mediante una evaluación y trabajo de investigación de la especialidad opta para ingresar como miembro de nuestra sociedad. Un cirujano plástico certificado tiene la formación profesional que proporciona al paciente una óptima calidad asistencial. Ninguna otra especialidad puede ofrecerle un servicio especializado y seguro; desconfíe de quien afirme que sólo es cirujano estético. La mejor manera de evitar complicaciones innecesarias y obtener un buen resultado es ponerse en manos de un cirujano plástico certificado.

Procedimientos realizados por cirujanos plásticos
Determinadas situaciones o enfermedades son tratadas por el cirujano plástico. A continuación se citan algunos de los problemas que más frecuentemente maneja el cirujano plástico. Si tiene alguna duda consulte a su cirujano plástico.

Problemas estéticos:

  • mamas caídas o muy voluminosas.
  • mamas pequeñas
  • nariz, pómulos, barbilla
  • problemas de contorno corporal
  • arrugas, manchas, daño solar, tatuajes
  • pérdida del cabello

Anomalías congénitas y patológicas:

  • manchas de nacimiento
  • malformaciones de labio y paladar
  • anomalías de la mano
  • deformidades faciales y del cráneo

Deformidades adquiridas, incluyendo aquellas causadas por traumatismo o enfermedad:

  • reconstrucción de la mama
  • cicatrices incluyendo heridas con problemas de cicatrización y cicatrices que limitan el movimiento
  • quemaduras y sus secuelas
  • amputaciones de miembros o dedos
  • traumatismos del cráneo y de los huesos faciales
  • problemas de los párpados
  • lesiones de las manos
  • tumores de la piel, de la cara y del cuello